lunes, 19 de octubre de 2015

Cómo vender archivos digitales por nuestra cuenta

Atención que en este artículo voy a dar algunos tips interesantes, sacados de mi propia experiencia real, de cara a vender nuestras obras digitales de forma directa a través de internet. No me refiero por tanto a objetos físicos, sino a creaciones hechas con equipos informáticos, es decir, archivos digitales como pueden ser eBooks, sets de ilustraciones, diseño gráfico, plantillas, etc… ¿Cómo podemos vender estas obras nuestras que sabemos que son útiles y tienen calidad? Aquí explicaré la forma de hacerlo tanto en su faceta técnica (mediante herramientas sencillas que nos permitirán que cualquier internauta pueda descargar el archivo de forma automática tras efectuar el pago), así como en el imprescindible aspecto de la difusión de los contenidos para darlos a conocer.


Cualquier trabajo gráfico, plantilla, ilustración, diseño, etc... puede venderse directamente por nuestra cuenta sin intermediarios.


Antes de nada, comentar que me alegra decir que a día de hoy por fin tenemos buenas herramientas para lanzarnos a este tipo de operaciones, sin coste alguno por nuestra parte (aparte de la lógica comisión aplicada a cada venta). Hasta hace relativamente poco esto no podía hacerse –o era muy complicado de hacer-, pero ahora nos encontramos en una verdadera revolución.


Actualmente incluso es posible vender archivos digitales sin tener que añadir ningún código, instalar un plugin ni nada por el estilo. De hecho no es ni siquiera necesario tener una página web propia. La mecánica es sencillísima y se basa en el uso de plataformas de venta online externas.


Estas plataformas no son otra cosa que sitios web que nos ofrecen gratuitamente abrir una cuenta con bastante espacio disponible, como si fuera un correo electrónico o un alojamiento en la nube. Tras subir allí nuestros archivos, estos servicios crearán a continuación y de forma automática una página específica para cada producto, con fotos, descripción, precio y botón de compra. Además son páginas atractivas, muy bonitas, totalmente pensadas y enfocadas para la exposición y venta de archivos digitales.


Por si esto fuera poco -que no lo es para nada-, además nos ahorraremos tener que contratar un alojamiento para nuestros archivos, pues ello también corre a cuenta de las plataformas. Tampoco tendremos que instalar ningún programa que permita al comprador acceder a la descarga. Todo lo hacen estas plataformas, de forma segura y sencilla de usar para ambas partes: si el visitante realiza el pago, podrá descargar el producto de forma automática e inmediata, sin esperas.


En definitiva, como puede verse todo es realmente práctico y conveniente, fácil para todas las partes implicadas, y totalmente enfocado a vender artículos digitales. Sin duda estos servicios se ganan su comisión de forma más que sobrada (serán como nuestros “socios” a comisión, si no vendemos nada tampoco tenemos que pagar nada).


Introducción: factores necesarios para el éxito.


Antes de entrar en detalles sobre las diferentes herramientas que pueden ayudarnos en la labor, haré unas consideraciones generales. En primer lugar, dada la casi infinita competencia que supone un mercado global como el existente en internet, hay que tener en cuenta que no venderemos nada que no lo merezca verdaderamente por sí mismo, siendo en mi opinión los principales factores para su éxito entre el público los siguientes:

  1. La calidad y utilidad intrínsecas de la obra (si es buena y útil de verdad para algo no dudéis que se venderá, en caso contrario ya os podéis ir olvidando).
  2. El alcance de la difusión que hagamos de ella, así como la calidad de los mensajes descriptivos que hagamos sobre el producto (las imágenes de muestra deben ser de verdadera calidad, así como los textos).
  3. El precio (cómo no). Siempre habrá de ser competitivo o sencillamente el que necesite el producto lo comprará en otro lugar o a otra persona (en caso de no ser una obra totalmente única, claro).

Por lo demás, lo único que realmente se requiere es una conexión a internet, pues incluso sin redes sociales siempre nos quedará la opción de ofrecer el archivo en alguno de los grandes portales de compra-venta de obras digitales. Estos portales se suelen especializar en un tipo concreto de archivos, y hay de bastantes tipos (cada día más y más especializados de hecho). En otros artículos ya hemos hablado bastante sobre algunos de ellos, consultar:

Si ofrecemos nuestra obra en cualquiera de ellos lógicamente ya no estaremos vendiendo “por nuestra cuenta”, objetivo del presente artículo, pero es una opción también muy buena que hemos de comentar aunque sea mínimamente. En este sentido, recomiendo seriamente visitar los dos artículos antes citados para completar la información, pues contienen detalles que interesa también saber de cara a vender por cuenta propia dichos tipos de archivos.


*Nota: Por ejemplo, en el artículo “Los mejores portales de compra-venta de diseño gráfico y web” se habla mucho del tema de las licencias de uso, algo muy importante y que nos afecta de lleno si vamos a vender por nuestra cuenta y riesgo archivos digitales creados por nosotros. Menciono el caso real de mi web maquetador-online.net, en la que vendo la plantilla de un periódico deportivo, y explico detalladamente el asunto relativo a la licencia que hemos de asignar para este tipo de plantillas y contenidos. Es un asunto vital, pues si no explicitamos un texto de tipo legal con una licencia concreta de uso, cualquiera que compre la obra podrá revenderla por su cuenta con el mismo derecho que nosotros, y por tanto llegar a hacerse con el control de la misma. Dado que estamos vendiendo por nuestra cuenta, no a través de algún portal, dicha licencia habremos de declararla nosotros mismos mediante un archivo adjunto a la obra (lo mejor es un PDF, pero cualquier archivo de texto vale, en ambos casos ofrecido junto a la obra en el mismo archivo comprimido .ZIP, .RAR, etc…, o incluso explicitado dentro de la propia obra). Consultar el artículo antes citado para más información.


Por último, en relación nuevamente con el caso particular de los eBooks,  podemos optar de igual forma entre intentar vender nuestro libro (o cómic, etc…) a través de un gran portal como es Amazono directamente por nuestra cuenta y riesgo, nosotros solos, mediante las herramientas de las que hablaremos más adelante. Es obvio que contar con la ayuda de dicho portal nos ayudará muchísimo en la labor de la auto-edición y auto-publicación (incluyendo pasar del formato en Word a uno compatible con los lectores de libros electrónicos), pero también es cierto que la venta directa por nuestra cuenta presenta así mismo grandes ventajas. Lo analizamos a continuación en detalle.


Vender por nuestra cuenta frente a vender en un gran portal de compra-venta.


Poner a la venta nuestra obra en un gran portal especializado, como pueden ser Envato o CreativeMarket en el campo del diseño y la ilustración, aporta la tremenda ventaja de lograr una increíble visibilidad para nuestro producto, pues son lugares visitados por miles de compradores potenciales a diario. Estas personas buscan precisamente obras como la nuestra. Así mismo no habremos de preocuparnos por la licencia, pues los propios portales ya se ocupan de detallarla para cada archivo. De esta forma es sin duda lo más cómodo y práctico.


En el caso de los libros, está claro que sucede exactamente lo mismo. Sólo hay que echar un vistazo a los libros más vendidos en Amazonpara comprobarlo (y además allí puede venderse de todo, no sólo libros).


También es muy destacable el caso de Etsy, una tienda digital especializada en todo tipo de artículos decorativos (muy vintage, bonitos, artísticos y artesanales, hechos a mano). Toda persona que quiera vender un objeto decorativo de tipo artesanal, hecho por ella misma, hará bien en considerar esa opción, además de la venta por propia cuenta. Pero volviendo a las obras digitales, allí también podrá ofrecer ilustraciones (ejemplo1, ejemplo2), así como diseño gráfico aplicado a invitaciones de boda y cosas por el estilo (ver ejemplos).


No obstante, por experiencia sé que estos sitios no aceptan muchísimas obras, pues tienen ya un stock inmenso, y diariamente reciben además docenas de nuevos trabajos que aspiran a ser ofrecidos allí. Es más que normal que rechacen nuestra creación, pues pueden permitirse ser extraordinariamente selectivos y exigentes (a mí me ha pasado, hablo por experiencia). Y además se trata en muchos casos de portales enteramente en lengua inglesa, otra gran barrera. Si nuestro producto no está íntegramente presentado en dicha lengua, así como el contenido de la misma, ya nos podemos ir olvidando.


Los eBooks también pueden ser vendidos por nuestra cuenta y riesgo, sin necesidad de tener web propia.


Así pues, ya sea para vender una obra o plantilla en uno de esos portales o para intentarlo por nuestra cuenta –lo mismo da-, hay que preparar una atractiva presentación de la misma, con imágenes de muestra y textos explicativos con traducción en inglés. Y en inglés correcto, además. Si no queremos que nuestra obra sea rechazada por muchos de estos portales de compra-venta es algo imprescindible (así como para acceder a personas anglo-parlantes).


Aquí aparece la mayor ventaja de vender por nuestra propia cuenta y riesgo: podremos buscar un target tan específico como queramos, incluso centrarnos en una sola ciudad o región (o un barrio, una calle… ¿por qué no?). Aquí como es lógico ya no necesitaremos el inglés, siendo mucho mejor usar directamente la forma de hablar del lugar (lenguas propias e incluso giros de expresión locales pueden dar buen resultado). Esto desde luego no puede hacerse en los grandes portales, pues no ofrecen una distribución geográfica concreta, son globales.


En definitiva, mientras que los portales son buenos para la venta de ámbito internacional (gran cosa, supone el mundo entero a nuestro alcance), la opción de vender por nuestra cuenta aparece como mejor para públicos concretos y bien localizados (regionales o para ciudades concretas sobre todo).


Otro detalle del que no debemos olvidarnos es el de las comisiones. Los portales de compra-venta lógicamente se llevarán una parte de lo obtenido por cada venta, siento dicha “mordida” muchísimo mayor que si usamos herramientas de venta por cuenta propia. De hecho los portales tipo Amazon se quedarán la parte mayoritaria, dejándonos a nosotros porcentajes inferiores a la mitad en muchos casos.


Por último, para determinadas obras muy concretas podría no existir una plataforma tan especializada, con lo que no nos quedará otra que intentarlo nosotros solos. Lo bueno es que hoy en día por fin es algo fácil ponerse a ello, al alcance de cualquier persona de hecho, como vamos a ver a continuación en la parte práctica y concreta de este artículo.


Las herramientas para vender archivos digitales por nuestra cuenta.


Como hemos comentado estos servicios son básicamente como un correo electrónico o un alojamiento de archivos en la nube, sólo que especializados en la venta precisamente de esos archivos que subimos. Sus desarrolladores han buscado ante todo que sean herramientas fáciles de usar, muy sencillas, para que cualquier persona pueda usarlas tanto para comprar como para vender a través de internet. Las plataformas compiten entre sí y ello por supuesto nos beneficia (cada vez dan un mejor servicio con unas comisiones más bajas).


Actualmente existen principalmente 3 herramientas gratuitas diferentes para vender obras y archivos digitales por nuestra cuenta. En realidad son 4, sólo que una es de pago y por ello la encuentro menos útil para empezar. Todas funcionan igual: nos damos de alta, subimos el/los productos que queremos vender -archivos digitales-, añadimos foto/s de muestra, descripción, precio… y listo. La plataforma generará una página web específica para cada producto con botones para comprarlo directamente, así como para compartirlo en las redes sociales.


Es por esto por lo que digo que no hace falta tener un sitio propio, pues estos servicios crearán automáticamente una web, denominada landing page o página de aterrizaje, para cada uno de nuestros productos. Y además se trata de páginas atractivas, como ya hemos comentado. Nos facilitarán por tanto muchísimo la tarea, dejando a nuestro cargo meramente el preparar algunas imágenes de muestra y un texto descriptivo (eso sí, ojo a esto que es absolutamente fundamental, recomiendo dedicar todo el tiempo que sea necesario para preparar imágenes y descripciones de verdadera calidad, pues un producto mal presentado no se venderá aunque sea bueno).


En cuanto a las diferencias entre los diferentes servicios, además de la cuantía de las comisiones también hay algunos detalles un tanto sutiles (formas de pago permitidas al comprador, etc…). Vamos a verlo al detalle. Los principales servicios son los siguientes:


Sellfy logo


- Sellfy (Comisión: 5%). Para mí la mejor opción, es la plataforma que estoy usando ahora. Me he cambiado porque tiene las comisiones más bajas, claro está. Al igual que Gumroad permite el pago mediante Paypal sin cobrarnos aparte por ello (como sí hacen otros servicios). La página que genera es tan atractiva como la de las otras plataformas, no teniendo nada que envidiar a los otros servicios, y cobrando las menores comisiones del mercado. Así pues, pocas o ninguna duda. La plataforma está probada por mí durante meses y funciona perfectamente, enviando datos estadísticos semanales, información en tiempo real, etc.



e-junkie logo


- e-Junkie (Cuesta 5 dólares al mes). Se trata de la herramienta de pago que antes comenté. No la he usado, pero como comentan algunas fuentes que sí lo han hecho, funciona bastante bien. Eso sí, cuesta 5 dólares al mes, de ahí que para alguien que empieza o que sólo quiere vender un archivo suelto no parezca la mejor opción.



Selz logo


- Selz (Comisión: 2% + 2,9% comisión tarjeta + 30 cents, el pago vía Paypal tiene coste mensual). Este servicio sí que lo he usado. No tiene coste mensual, sólo comisión por venta, y la página de venta que genera es bastante atractiva. Tiene la desventaja eso sí de que no permite al comprador usar Paypal como forma de pago.


Bueno, en realidad sí permite esta opción, pero nos cobrará por ello. Si queremos que los compradores puedan usar Paypal para pagarnos tendremos que abonar una tasa mensual. Esto hizo que dejara de usarlo en cuanto descubrí otras opciones (supone una gran desventaja comparativa).



Gumroad logo


- Gumroad (Comisión: 8.5% + 30 cents por transacción). Esta es también una buena opción. Yo la usé durante un tiempo. ¿Por qué me cambié finalmente? Porque la plataforma que comenté en primer lugar es casi idéntica y cobra menos comisiones, así de sencillo. Por lo demás, Gumroad es un servicio muy popular, que permite al comprador usar tanto tarjeta de crédito como pagar directamente con Paypal, sin coste adicional.


Comisiones aparte, Selz, Gumroad y Sellfy son muy parecidas (interfaz amigable, alojamiento gratuito de los archivos en venta, descarga automática tras el pago, etc…). Eso sí, con Selz tuve que poner en mi web un botón de Paypal por mi cuenta, junto al de Selz (que solo admite pagos con tarjeta), y por tanto ese botón no tenía descarga automática. Esto era una gran desventaja, me obligaba a estar siempre atento para enviar lo antes posible el archivo vía email al comprador.


Y he de decir que el 100% de las ventas se produjeron con el botón de Paypal (tuve que mandar en todos los casos el archivo vía email). Ninguna venta se realizó con la opción de tarjeta. Así pues parece claro que ofrecer la opción de compra mediante Paypal es imprescindible. En este sentido Sellfy no presenta el menor problema, su botón la incluye de forma nativa.


En cuanto a e-Junkie, para vender algunos archivos sueltos de InDesign no creo que sea mi mejor opción, puesto que son recursos muy especializados que no tienen un gran mercado -apenas he vendido un puñado de plantillas-, y no quiero pagar por tanto los 5 dólares mensuales que cuesta. Aquí ya dependerá de cada uno y de lo que tenga en mente qué servicio le viene mejor. A fin de cuentas, 5 dólares al mes tampoco es tanto para el que tenga una tienda virtual de verdad, con muchos archivos y gran volumen de venta, así pues recomiendo echarle un vistazo al menos antes de decidir.


Comentar también un detalle curioso de Gumroad: añade automáticamente los impuestos (IVA en el caso español) a los productos a la hora de pagar. El aspecto de la interfaz, en el momento de redacción de este artículo, es el siguiente:


Gumroad. Aspecto de la interfaz de compra de un producto.


Uso de redes sociales para la venta de obras digitales, algunos consejos.


Finalmente, comentar que además de preparar una buena presentación para nuestro archivo digital (lo cual es fundamental), también conviene trabajar bien las redes sociales de cara a la difusión. En realidad recomiendo usar todos los canales: web, blog, foros, redes sociales, etc…, pues todo suma.


Hay varios trabajos que hacer: el primero es conseguir un perfil especializado con muchos seguidores interesados en productos como el nuestro, claro está. Como esto no es precisamente fácil nos queda el segundo trabajo, más de tipo “labor diaria”: usar las comunidades, #hashstags y resto de formas que nos permiten acceder al público general, sin necesidad de que nos siga directamente. Para esta labor tendremos que usar todas las redes sociales a la vez:

  • Uso de #hashstags en Twitter, Google+, Instagram Si tenemos por ejemplo una plantilla de Excel a la venta, podemos usar hashtags tipo #Excel #plantillaExcel etc… para intentar que internautas interesados en esto mismo puedan localizarla. Lo mejor es usar siempre hashtags ya existentes, que se estén usando por cuanta más gente mejor (sin perder de vista una cierta especificidad).
  • Comunidades abiertas y foros. En esto G+ es el rey, pues podemos unirnos a comunidades profesionales del tema que nos ocupe, y publicar allí nuestro enlace hacia el archivo a la venta. Siempre y cuando la comunidad tenga mucho público activo y se permita este tipo de uso promocional, claro.

Existen algunos nichos de este tipo bastante buenos, es cosa de buscarlos navegando dentro de las redes sociales. Después, como he dicho todo depende de que nuestra obra sea de verdad útil, de calidad y tenga un buen precio. Si nuestro trabajo no presenta estas tres cualidades, ya nos podemos ir olvidando del asunto (con la única excepción de los trabajos de tipo artístico, más subjetivos).

Artículos relacionados:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me agrada mucho toda la información que expones sobre la venta de productos digitales, por lo cual te doy mi felicitación.
Yo me llamo Jesús, y realizo plantillas de pases de fotos pero solo para mi disfrute personal, lo que pasa es que varias personas están interesadas por mis plantillas y quisiera saber que tramites tengo que hacer para poder venderlas.
He leido en tus explicaciones que la opción "Gumroad" es la mas acertada, pero quisiera que me explicaras si es posible, que tengo que hacer desde el punto cero, pues nunca me preocupe por este tema y no tengo ni idea.
Mil gracias de antemano.

Santi Folch dijo...

Hola Jesús, gracias por el comentario. En efecto te recomiendo Gumroad, aunque recientemente estoy viendo que también se usa mucho un servicio del que no había hablado: sellfy. Tengo que analizarlo en profundidad y si es bueno lo añadiré a la lista.

Por el momento en efecto recomiendo Gumroad. La forma de usarlo es muy sencilla, no temas. Haz como describo en el artículo: prepara unas buenas imágenes de muestra de tus plantillas, con ejemplos prácticos y mostrando lo que se llevará el comprador, todo con detalle. Luego piensa un texto descriptivo que sea muy claro, e informe de todo (los archivos que se descargarán, el contenido de cada archivo, etc...). Con todo lujo de detalles posible. Si puedes ponerlo en inglés también mejor todavía.

Por último, sube el archivo a la plataforma y ponle precio. La forma de subir el archivo es comprimir todos los archivos digitales en un RAR o ZIP. El cliente descarga dicho archivo comprimido, es decir, un solo archivo que contiene todo el material.

Además de las plantillas originales en su formato original (PSD, AI, INDD, DOC de WORD, etc...), deberías incluir un documento que concrete una licencia de uso. Puede ser un simple archivo de texto del bloc de notas, o de Word, o un PDF (esto último la mejor opción pues no es editable). En dicha licencia debes establecer que se permite un uso libre de los archivos, pero no la apropiación de las plantillas en sí (reventa directa de las mismas, ofrecerlas gratis, etc...).

En este otro artículo puedes ver la licencia que pongo yo a mis archivos. Puedes copiarla y adaptarla a tu trabajo. Con ella te aseguras de que nadie se apropie de tus plantillas y se dedique a revenderlas por ahí. Las plantillas en sí siempre serán tuyas, mientras que el comprador lo que tiene es el derecho de usarlas para hacer trabajos suyos.

Espero haberte aclarado un poco, ¡un saludo!

Anónimo dijo...

Muy buenas explicaciones Santi, lo cual te agradezco enormemente. Quisiera que me dijeras si tengo que abrir una cuenta Paypal y si todo el proceso que tengo que hacer, lo explica Gumroad.
Gracias de nuevo Santi.

Santi Folch dijo...

Hola de nuevo. Sí, no te preocupes que todo está bien explicado y es fácil (algunas partes pueden estar en inglés, eso sí).

La cuenta de Paypal has de hacerla tú aparte por tu cuenta. Pero eso no es ningún problema. De hecho, si alguien te mandara dinero a un email que pusieras el propio Paypal te contactaría para decirte que te han enviado dinero, y te abriría la cuenta. Lo más importante es poner una dirección de email correcta.

Anónimo dijo...

Hola, perdona por mi ignorancia, pero veo que hay dos clases de cuenta de Paypal: Cuenta personal y cuenta Business,¿que cuenta tengo que hacer?
Espero no molestarte más Santi.
Gracias de nuevo y saludos

Santi Folch dijo...

No te preocupes, no es molestia. Yo tengo una cuenta personal y puedo funcionar bien con ella (creo que en la Business te cobran).

De todas formas no soy un experto en eso. Pero con la cuenta normal de Paypal podrás recibir pagos y usar o transferir ese dinero a tu banco, eso seguro.

Un saludo!!