jueves, 12 de enero de 2017

Las herramientas del técnico en comunicación multimedia

Seguramente en este tema -el de las herramientas de trabajo- habrá opiniones para todo, pero yo os voy a recomendar lo que realmente hace falta según mi experiencia (más de 15 años en medios diversos) para trabajar en edición gráfica y diseño multimedia. Comentaremos tanto a nivel de software como de hardware (equipo y programas mínimos imprescindibles). Como veremos, tampoco hace falta tener un “computador de la NASA” ni mucho menos, aunque siempre será recomendable disponer de una máquina actualizada para que funcionen bien las últimas versiones de los programas, cada día más pesadas y con mayores requerimientos.



Para empezar, quiero anotar que este artículo ha sido revisado y está actualizado a fecha de 2017. A continuación, tratemos el tema del hardware. Hace falta un equipo actualizado, por supuesto, pero nótese que esto no significa que necesitemos lo último de lo último en multi-procesadores y capacidad de memoria RAM, por mucho que se empeñen los de Adobe. Sencillamente, hará falta un equipo capaz de cargar a la vez tres o cuatro aplicaciones gráficas (que tampoco es poco). Cuanto más avanzadas sean las versiones de dichos programas, más potente deberá ser forzosamente nuestro equipo, para poder funcionar con fluidez. Más adelante hablaremos sobre esto de las versiones de los programas, y si realmente hace falta tener la más reciente de todas (en mi opinión generalmente no).


Si nos preguntamos por el equipo mínimo imprescindible, el más básico que podemos utilizar en definitiva, yo he trabajado perfectamente con uno con las siguientes características:

  • Intel® Core™2 T5500.
  • 1.66 GHz.
  • 1 GB de RAM.
  • Tarjeta Nvidia GeForce® Go 7600 256 MB.

Y sí... es un portátil. Se puede trabajar gráficamente con él, está comprobado, incluso usando 3D Studio Max (versión 2009) -teniendo un poco de paciencia, por supuesto-.


Tener una tarjeta gráfica "buena", es decir, que soporte tanto DirectX® de Microsoft como su competidor OpenGL®, y que tenga al menos 128 MB, sólo será imprescindible si vamos a diseñar o animar elementos en 3D, en caso contrario sólo es recomendable. En mi opinión y según mi experiencia es así.


Esto no quita que para el profesional de la animación que trabaje con 3D Studio Max –o equivalente- será sin duda muy necesaria la mejor tarjeta gráfica posible, así como un equipo con mínimo 4 GB de RAM y 4 procesadores, para reducir el enorme tiempo que requiere el proceso de renderización.


Esta animación de infoarquitectura la he renderizado en gran parte con el portátil que os comento. Eso sí, ha tardado más de 3 días... De ahí la importancia de multiplicar la RAM y los procesadores para el trabajo en 3D.


Para el resto de aplicaciones gráficas, encuentro muy recomendable la suite Adobe CS3 completa, que no es precisamente lo último en software multimedia, pero para mí sin duda la mejor versión en relación requerimientos/cosas que nos ofrece para trabajar. La tarjeta gráfica de calidad sólo será necesaria en dicha versión para algunas cosas muy específicas (concretamente se habla de algunas funciones de Adobe Bridge que a mí nunca me han hecho falta para nada).


Todo esto no quita que una buena tarjeta, un buen procesador y bastante memoria RAM (al menos 2 GB, de ahí para arriba) sean muy recomendables. Sobre todo las dos últimas cosas, pues la tarjeta es menos importante, tal y como hemos comentado. En realidad, aparte de para el tema de los renderizados, las tarjetas gráficas son necesarias sobre todo para jugar a videojuegos. En el trabajo de diseño gráfico, desarrollo web, post-producción/edición de vídeo y demás se usan bastante poco.


En honor a la verdad, he de decir que con el portátil que os he puesto antes los tiempos de carga para cualquier programa de la suite CS4 eran bastante insostenibles. No hablemos ya de CS5... Sin embargo las versiones CS3 van razonablemente bien, y esa máquina sólo tiene 1 GB de RAM. No pasa nada, pues como comento la versión CS3 tiene prácticamente todo lo necesario (aunque admito que para usar mockups y plantillas con funciones avanzadas, así como para trabajar con GIFs animados y elementos 3D, es imprescindible una versión superior, siendo bastante recomendable disponer de Adobe CC, que es bastante reciente).


No podemos olvidarnos tampoco de disponer de un monitor en condiciones y sobre todo bastante espacio en el disco duro (mínimo 50-100 GB y de ahí para arriba, e incluso mucho más en el caso de la edición de vídeo y las animaciones 3D). Esto del espacio en el disco duro también es particularmente importante. Es recomendable además dedicar una partición completa del disco sólo a Photoshop.


Existe una opción bastante interesante en el tema de los equipos, que son los ordenadores “Todo en uno”. Se caracterizan por tenerlo todo incorporado al monitor (así pues no tienen torre), pero a diferencia de los portátiles cuentan con pantallas de sobremesa de gran tamaño. Así pues aptas para el trabajo de diseño, que requiere de grandes monitores de buena calidad por muchas razones (correcto calibrado de los colores, trabajar con elementos a tamaño real, utilizar varias ventanas al mismo tiempo, etc). De hecho, son una opción tremendamente habitual entre los diseñadores profesionales, existiendo elegantes modelos fabricados por las principales marcas (Apple, etc). Como digo, la peculiaridad principal de estos equipos es que constan solo de monitor, teclado y ratón, siempre con un diseño de líneas muy atractivas. A diferencia de los ordenadores clónicos convencionales -montados con piezas “a la carta” en las tiendas-, estos equipos vienen ya ensamblados y listos para usar, sistema operativo e incluso software gráfico incluido.


Así pues una opción cómoda a tener en cuenta, parecida un portátil pero más enfocada al diseño y la creatividad profesional. Pero yendo a las características técnicas de estas máquinas –lo cual es sin duda el elemento más importante en que debemos fijarnos siempre, más que en el aspecto exterior por muy bonito que sea-, vemos que hay desde equipos muy potentes a otros más de tipo “de oficina”, con menos memoria y velocidad de procesador por tanto. Así pues en esto son igual que los equipos de sobremesa convencionales clónicos. En realidad encuentro que no son para nada caros, así pues si nuestro ordenador es antiguo haremos bien en pensar en renovarlo. Los procesadores suelen ir actualmente -más o menos- desde los 2.16 GHz hasta los 3.50 GHz con 4 núcleos (un auténtico “avión”). En cuanto a la RAM, partimos de los 4 GB en los modelos más modestos, hasta nada menos que los 32 GB en los más avanzados.


El software mínimo imprescindible.


En cuanto al software que vamos a necesitar para trabajar los diferentes formatos multimedia (textos, imágenes "normales" y en vectores, vídeos, sonido, páginas web, contenidos animados y/o interactivos…), como digo con la potente suite de Adobe tenemos más que suficiente. Si la versión CS3 es demasiado pesada para nuestro equipo podemos usar CS2 y hasta anteriores. Cualquiera de ellas tiene todo lo necesario (aunque haremos bien en ir pensando en renovar nuestro equipo, a fin de cuentas tampoco es tan caro).


Esto es así porque, como ya es de sobra conocido, en el año 2005 Adobe compró a uno de sus principales competidores: Macromedia. Esta empresa era la desarrolladora del históricamente importantísimo Freehand, un programa que fue el número uno en el trabajo vectorial -e incluso en maquetación- durante muchos años, así como de los también fundamentales Flash y Dreamweaver. Ahora Freehand, con el que se han formado y trabajado generaciones enteras de diseñadores gráficos, está llamado a la desaparición, pues Adobe sólo incluye ya en sus suites Illustrator e InDesign. En realidad Freehand aún puede usarse y es un completísimo -y complejísimo, muy poco intuitivo- programa de diseño vectorial. En cuanto a Flash y a Dreamweaver continúan siendo fundamentales y Adobe los incluye en sus suites creativas (CS, CC, etc).


Por tanto, en el grupo de principales programas de edición gráfica sólo quedan fuera de Adobe los Corel (cada vez menos utilizados, aunque con cierto predicamento todavía entre arquitectos, aparejadores, delineantes, ingenieros y similares). Tampoco podemos perder de vista aún el viejo y sencillo -pero útil- programa de maquetación Quark X Press. Bueno, y una amplia variedad de software libre (tema que daría para otro artículo).


Así pues, según mi experiencia yo recomendaría el siguiente software (en la versión que mejor case con nuestro equipo, siendo recomendable disponer de varias versiones, una antigua y ligera junto a otra moderna con todos los avances):

  • Edición de fotografías e imágenes convencionales (mapa de bits): Adobe Photoshop.
  • Diseño vectorial: Adobe Illustrator.
  • Maquetación: Quark X Press y Adobe InDesign.
  • Diseño y animaciones web: Dreamweaver y Flash (de Adobe o las anteriores versiones de Macromedia). 
  • Edición de vídeo: Adobe Premiere, Adobe After Effects.
  • Edición de sonido: Adobe Soundbooth.
  • Creación de DVDs interactivos: Adobe Encore.
  • Diseño y animación 3D: 3D Studio Max, Cinema 4D, Maya.
  • Procesador de textos: Microsoft Word, Open Office, Libre Office.

Y también, muy pero que muy recomendable, Adobe Acrobat (con Distiller), que nos permitirá imprimir en formato de archivo PDF, una característica extraordinariamente útil (para ver algunas de las posibilidades de la impresión en PDF consultar este otro artículo).

Artículos relacionados:

0 comentarios: