martes, 24 de noviembre de 2009

Uso profesional de Internet (II): manejo básico de las redes sociales

Seguimos con la serie de artículos dedicados al uso profesional de Internet, obteniendo para ello todo el rendimiento que actualmente posee la web 2.0. En el capítulo anterior vimos cómo informarnos a través de blogs profesionales. En esta segunda entrega pasamos a estudiar el uso de las redes sociales, en su doble papel de vía informativa al tiempo que canal de promoción para nuestros mensajes. Ya se ha escrito mucho sobre este tema, pero aportaré mi propio análisis basado en las experiencias que estoy desarrollando.

Uso profesional de las redes sociales.


Una vez suscritos a aquellos blogs profesionales que nos interesen, otro paso que podríamos dar es comprobar si tienen páginas propias en redes sociales como Facebook, Twitter o la más reciente e interesante, G+. No son las únicas redes existentes, pero a día de hoy -a nivel general- estas son las más usadas a nivel general (ya hablaremos de otras redes sociales más especializadas en un futuro artículo).

Barack Obama  y Pixar en las redes sociales
Sitios de Barack Obama en Twitter y de Pixar en Facebook.

Las empresas, organismos e instituciones importantes tienen, en su inmensa mayoría, presencia en Facebook, Twitter, Google+ o todas a la vez. A través de ello consiguen varios propósitos: principalmente el de comunicar a sus seguidores (o fans, dependiendo de la terminología que use la red social en cuestión) la publicación de nuevos contenidos, aunque también el de generar imagen de marca, obtener feedback con los usuarios, etc…

En estos sitios sociales las empresas e instituciones vuelcan a menudo contenidos que no están en sus blogs corporativos, por lo que nos interesará seguirlos. Además de ello contaremos con la posibilidad de conocer el trabajo de otros profesionales que también visiten estos sitios sociales, relacionarnos con ellos y recabar nuevas referencias.

Un ejemplo de esto podría ser la página de Facebook del programa Adobe Photoshop. En ella se publican con relativa frecuencia enlaces a tutoriales con técnicas y trucos muy útiles, realizados por profesionales del tema ajenos a Adobe en la mayoría de los casos. Son contenidos que no están o no tienen un fácil acceso desde la web corporativa del programa. Y los comentarios de los seguidores también nos pueden aportar información útil.

Además de estas páginas de instituciones ya consolidadas, en las redes sociales podremos encontrar también grupos de usuarios con nuestros mismos intereses. Uniéndonos a estos grupos obtendremos nuevas vías de contacto e información profesional. Es otra forma de estar al tanto de lo que se cuece en nuestro ámbito laboral.

El laborioso uso de Twitter.


Cuando hablo de páginas y grupos me refiero principalmente a Facebook y G+, pues el caso de Twitter es ligeramente distinto (y mucho más complicado, por qué no decirlo). En esta red social, en lugar de las páginas y grupos de interés con que cuentan las otras 2 redes, tenemos clasificaciones de usuarios creadas por otros usuarios. Son las famosas listas de Twitter. El problema es que cada usuario crea sus propias listas, categorizando en ellas a las personas que conoce. Así pues no existen listas únicas o generales para todo el sitio. En Twitter tenemos que ir viendo individuo por individuo las listas que ha creado a ver si alguna nos interesa. El resultado es un poco confuso, la verdad. Y limitado, pues en esas listas sólo están las personas que conoce directamente el usuario que las ha creado.

Aspecto de una lista de Twitter
Aspecto de la página de la lista “infographics”, en Twitter.

Seguramente, o al menos en mi opinión, la forma más fácil de localizar grupos de interés, así como a otros profesionales de nuestro sector, es realizar búsquedas por términos concretos, destacando especialmente los hashtag. También podremos publicar contenidos incluyendo dichos hashtag para que ellos puedan conocer nuestros contenidos.

En cuanto a las búsquedas directas de términos, se trata de otra opción aún más "pedestre" si cabe: poner directamente cualquier palabra en el buscador (por ejemplo “multimedia”). Si lo hacemos nos saldrán todos los twitteos (mensajes) que la incluyen, y puede ser una pista para encontrar a otros profesionales de nuestro campo. Sin embargo tal vez estas personas han incluido por casualidad el término en su mensaje. Una vez más la cosa tampoco es precisamente sencilla.

Otra peculiaridad de Twitter es que podremos leer los mensajes de todas las personas que queramos con sólo seguirlas (incluyendo listas completas de usuarios). Ahora bien, ellos no recibirán los nuestros si no nos siguen a su vez. En Google+, que es una especie de mezcla con los mejor de ambos mundos (Facebook y Twitter), ocurre lo mismo. A mí personalmente me gusta bastante.

Crear y promocionar nuestro propio sitio en las redes sociales.


Por supuesto, si no encontramos la comunidad profesional que nos interese siempre podremos crearla. Especialmente en el caso de Facebook y G+, que facilitan bastantes herramientas para hacerlo (en Twitter poco podemos hacer aparte de crear hashtags y listas e ir añadiendo a sus miembros uno a uno, que yo sepa). Ahora bien, si creamos un grupo o una página nueva en Facebook o Google+ ésta será totalmente desconocida, con lo que tampoco nos serviría de mucho. No quedará otro camino que promocionarla.

En las promociones de finalidad más comercial se suelen usar anuncios de Facebook (son esos cartelitos de distribución vertical que salen a la derecha de la página), y según algunos estudios parecen dar buen resultado. Os adjunto la experiencia que Fernando Plaza nos cuenta en un artículo de su blog. En él aporta datos sobre el efecto positivo de estos anuncios en el número de fans de algunas de sus páginas de Facebook (Fernando administra, entre otras, la página “No es mi fiesta nacional”, que tiene más de 200.000 seguidores).

Página de Facebook de "no es mi fiesta nacional"
Aspecto de la página de Facebook “No es mi fiesta nacional”.


En el caso que nos ocupa, que es el de crear una página para compartir información profesional y contactos, este número de seguidores seguramente sea excesivo, pero con todo necesitará cierta divulgación para ser conocida. Para ello deberemos informar de su existencia en otros grupos y páginas de temática afín dentro de la red social.

Finalmente, crear un blog en el que se incluya la dirección de nuestros sitios en Facebook y Twitter también contribuirá al conocimiento de los mismos. Es el clásico esquema Internet 2.0 en el que todas las partes suman al mismo objetivo informativo. Pura comunicación digital.

 

Capítulo siguiente: Creación de un canal de vídeo en YouTube, personalización y gestión de publicidad AdSense en el mismo.

Artículos relacionados: